Red de investigadores latinoamericanos estudia la acidificación del Mar Caribe en busca de soluciones

 

San José, Costa Rica. 07 de febrero, 2018.

Investigadores y autoridades de 14 países de Latinoamérica se congregan del 05 al 09 de febrero en San José, Costa Rica, en busca de establecer y posicionar una red de vigilancia y respuesta para asistir a las autoridades nacionales competentes en el manejo sostenible de los ambientes marinos y costeros del Gran Caribe.

  • Establecimiento de una red regional para el monitoreo de dinoflagelados bénticos marinos en ecosistemas costeros, integrada por diez países.

  • Se fortaleció la capacidad regional para monitorear y evaluar el florecimiento de algas nocivas (FAN).

  • Diez países participaron en el curso de regional de entrenamiento para monitoreo y manejo de datos de toxinas relacionadas con el envenenamiento de peces.

  • Países de la red ya utilizan base de datos de eventos algales nocivos (HAEDAT, IOC-UNECO) y los registros están actualizados.

  • Se fortaleció la capacidad regional para el análisis de toxinas marinas por el método RBA (Receptor Binding Assay), mediante la realización de un curso regional y visitas científicas.

  • Se logró garantizar la calidad científica de los laboratorios.

  • La red dio respuesta rápida a 35 eventos de floraciones algales nocivas.

  • Se efectuaron diferentes entrenamientos del personal técnico y científico de los países participantes:

 

El alcance de la reunión se focaliza en dos proyectos regionales que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) lleva con 16 países de Latinoamérica y El Caribe, en particular, el cierre del proyecto de cooperación RLA7020 “Establecimiento de la red de observación para la acidificación de los océanos y su impacto en el florecimiento de algas tóxicas, usando técnicas isotópicas y nucleares”, y la primera reunión de coordinación del proyecto RLA7022: “Fortalecimiento de la vigilancia y respuesta regional para entornos marinos y costeros sostenibles. (ARCAL CXLV)”.

Uno de los principales resultados de la reunión será evaluar el cumplimiento de los resultados esperados del proyecto, identificar las dificultades que aún subsisten en la región, y las lecciones aprendidas del proyecto. Las actividades del proyecto han contribuido a capacitar a los países para exponer las principales causas y efectos de la acidificación oceánica, es decir, la disminución del pH del agua, que afectan los ecosistemas costeros y marinos del Gran Caribe. Además, la actividad buscará generar las primeras directrices del proyecto de cooperación RLA7022.

Este último se concentra en la búsqueda de espacios y estrategias de comunicación con las autoridades de toma de decisiones y las comunidades costeras, en la sostenibilidad de los ambientes marinos. Así lo explica el Dr. Carlos Alonso Hernández, Designated Team Member (DTM) del proyecto RLA7020: “Este proyecto (RLA7022) retomará todos los datos que hemos producido, en colaboración con el Organismo Internacional de Energía Atómica, para generar productos de comunicación e información y llevarlos a los entes de toma de decisión y los usuarios finales”.
Asimismo, el Dr. Álvaro Morales Ramírez, DTM del proyecto RLA7022, enfatiza en la importancia de comunicar los resultados de investigación de la red de vigilancia marítima, siempre con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las comunidades involucradas: “La comunicación es esencial; en un mundo globalizado como científicos tenemos el deber de incidir más en las políticas públicas. Es importante traducir en palabras y en acciones lo que la ciencia produce en datos”.

En la reunión participan miembros de diferentes instituciones y organizaciones de Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Uruguay y Venezuela; además de representantes del OIEA, con sede en Viena, Austria y los laboratorios ambientales situados en Mónaco. En el caso de Costa Rica, participan cuatro centros de investigación de la Universidad de Costa Rica: el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR), Centro de Investigación en Contaminación Ambiental (CICA), Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas (CIEMIC) y el Centro de Investigación en Ciencias Atómicas, Nucleares y Moleculares (CICANUM), así como la Escuela de Biología como unidad académica.

Entre los principales resultados obtenidos se resalta el fortalecimiento de la capacidad regional para monitorear y evaluar el florecimiento de algas nocivas (FAN). El entrenamiento del personal técnico y científico de los países, así como la creación de redes preventivas de vigilancia y control de eventos FAN, han permitido la atención efectiva de 35 eventos en la región en los últimos cuatro años.

Además, se creó una red regional, conformada por diez países, para el monitoreo de dinoflagelados bentónicos, los cuales son microalgas dañinas que se alojan en organismos marinos que, a su vez, pueden ocasionar problemas en los seres humanos al consumirlos.

El fortalecimiento de las capacidades en torno a la temática de estos proyectos se vislumbra a través de un total de 107 personas capacitadas en temas como acidificación oceánica, identificación de toxinas en organismos marinos, análisis de corales, entre otros.

El proyecto RLA7022 se enmarca en el Acuerdo Regional de Cooperación para la Promoción de la Ciencia y Tecnología Nucleares en América Latina y el Caribe (ARCAL), que tiene como misión el desarrollo sostenible de la región de América  Latina y el Caribe mediante la cooperación entre los países para  la promoción y uso pacífico y seguro  de la ciencia y la tecnología nucleares en la solución de problemas prioritarios de la región (http://www.arcal-lac.org).

 

Comentarios cerrados.