Universidad de Costa Rica comparte la investigación que realiza en agroecosistemas cafetaleros

Las investigadoras de la UCR reciben a los visitantes y exponen sobre algunas actividades del proyecto en finca La Hilda, durante la actividad organizada por el MBA. Mariano Vargas del Grupo Santa Eduviges. Foto: Laura Brenes


El pasado 12 de noviembre la Hacienda Doka del Grupo Santa Eduviges e investigadores de la Universidad de Costa Rica recibieron a la junta directiva del CQI (Coffee Quality Institute) y gerentes de empresas multinacionales interesadas en mantenerse al día en las tendencias de la cadena de valor de la industria del café a nivel mundial.

La visita se dio como parte del evento anual del Sintercafé, y los participantes eligieron visitar la finca La Hilda, perteneciente a Doka y ubicada en Poás de Alajuela, por su iniciativa de cambio en el modelo de producción de café en colaboración con la academia.

Los asistentes pudieron conocer la colaboración que se ha establecido entre el Grupo Santa Eduviges y la Universidad de Costa Rica en investigación, desarrollo, innovación y transferencia para la producción sostenible y resiliencia de agroecosistemas de café en el contexto del calentamiento gobal.

Dicha colaboración cuenta con investigadores de la Estación Experimental Agrícola Fabio Baudrit (EFB), el Centro de Investigación en Contaminación Ambiental (CICA), el Centro de Investigaciones Geofísicas (CIGEFI) y el Laboratorio para la Observación del Sistema Climático (LOSiC) de la Escuela de Física, en el marco del proyecto “Flujos de carbono y eficiencia en el uso del agua en agroecosistemas cafetaleros innovadores”, coordinado por el Dr. Marco V. Gutiérrez.

La Dra. Cristina Chinchilla Soto, del CICA, explicó que la relevancia de la colaboración radica en la investigación basada en el estudio del ecosistema como un todo: suelo-planta-atmósfera en la escala de una plantación real, a diferencia de estudios tradicionales que analizan los componentes de forma individual.

Por su parte, la Dra. Ana María Durán, investigadora de la Escuela de Física, destacó que el estudio se caracteriza por la implementación de técnicas de observación y análisis avanzadas en el marco de una investigación transdisciplinaria en que el productor es un participante activo del proceso.

La Dra. Cristina Chinchilla explica la función de algunos instrumentos de la investigación. Foto: Laura Brenes


Los visitantes recibieron un despegable con la información relacionada al proyecto así como otras actividades de colaboración que se han desarrollado, y se realizó una sesión interactiva en que pudieron observar el funcionamiento de los equipos e instrumental utilizado en el estudio. La actividad se complementó con una discusión sobre los efectos de la variabilidad y el cambio climático sobre el cultivo del café en Costa Rica.

Este proyecto se desarrollará durante tres años (2020-2022) y cuenta con un equipo multidisciplinario conformado por profesionales en agronomía, física, ingeniería y sociología. El grupo de trabajo se enfocará en la evaluación de los cambios en el diseño de los cafetales en el contexto de producción de alta calidad caracterizada por ser sostenible, resiliente así como por generar un bajo impacto en términos de uso de agua y emisión de dióxido de carbono (CO2). Lo anterior mientras se fortalece el vínculo entre la academia y el sector productivo con el trabajo a nivel local, comunicación y sensibilización en torno a la problemática que se aborda.

La investigadora Ana María Durán explica el funcionamiento de la instrumentación para la medición de flujos de vapor de agua, CO2 y metano instalada en la finca. Foto: Laura Brenes


Comentarios cerrados.